Catedral de Palma de Mallorca

Palma de Mallorca se prepara para “cuando todo esto pase” – Entorno Turístico

Palma, como muchos destinos, tiene el gran reto de superar la situación de crisis actual desencadenada por el Coronavirus. Desde el inicio del estado de alerta y a través de sus redes sociales (ejem: Instagram), Turismo de Palma ha informado puntualmente sobre la gestión de la crisis insistiendo en todo momento en la necesidad de quedarse en casa para frenar la propagación del Coronavirus. 

Palma es la capital de Mallorca, una de las islas más bellas del Mediterráneo. Forma parte de las Islas Baleares, un pequeño archipiélago español situado frente a la costa este española, que acoge anualmente millones de turistas. La ciudad de Palma es la capital de Mallorca, la isla más grande de este conjunto que reúne Ibiza, Formentera, Menorca y Cabrera. 

Pero, paralelamente, no ha dejado de encarar estos momentos de una forma optimista y amable compartiendo imágenes de sus lugares más emblemáticos, destacando las bondades del destino, sugerencias de actividades para el futuro y sus curiosidades más insólitas. Monumentos majestuosos como la Catedral de la Seu, museos, playas, cultura local y gastronomía a través de vídeos que definen la tradición, la modernidad y el cosmopolitismo de Palma.

Catedral de Palma de Mallorca
Catedral de la Seu.

El Turismo de Palma ha incentivado la participación del público invitándoles a que compartan sus planes favoritos o expliquen qué les gustaría hacer o redescubrir en el destino “cuando todo esto pase” expresando que la ciudad les estará esperando para que la visiten y que estará encantada de recibirles, siempre de una forma segura y responsable.

Entre las novedades para este 2020, se encuentra el Turismo de calidad, familiar y responsable que se quiere potenciar en la renovación de la Playa de Palma, gracias, entre otras novedades, al impuesto de Turismo Sostenible, que pretende proteger el medio ambiente, algo esencial en la política turística de las Islas Baleares.

Los responsables turísticos de la ciudad han implementado, en el marco de la sostenibilidad y la innovación, una gestión inteligente del turismo con una nueva versión de la aplicación App Welcome Palma que prevé reducir la congestión turística de 40%, algo muy útil en estos tiempos de distanciamiento social obligatorio, y escalonar las llegadas de visitantes al centro de la capital balear. El flujo de turistas por la ciudad de Palma se verá, así, controlado de cara al próximo período estival. El objetivo es, también, ayudar a consolidar la imagen exterior de Palma como destino urbano a partir de una oferta de experiencias diversificadas, competitivas y de calidad, durante todo el año, a ser posible. Un turismo de calidad que debe proporcionar al visitante experiencias auténticas que le hagan valorar y respetar la cultura local. 

La App Welcome Palma, que podrá ser utilizada por todos los turistas, ofrece información personalizada a los cruceristas en tiempo real mediante el análisis de la información obtenida a través del wifi del puerto y de la ciudad. De esta forma, mejora su experiencia turística y contribuye a una distribución más homogénea de los turistas por la ciudad. Esta herramienta ha sido puesta en marcha por la Autoridad Portuaria de Baleares (ATB) en colaboración con la Fundación Turismo Palma 365-que promociona sin descanso la ciudad como destino urbano y cosmopolita durante todo el año- y la Universitat de Les Illes Balears (UIB).

Casco Antiguo Palma
Casco Antiguo.

La ciudad trabaja, por ejemplo, en la creación de nuevas zonas en las que el peatón sea el protagonista en el centro de la ciudad. También se potencia la movilidad sostenible a través de una nueva flota de transporte público respetuosa con el medio ambiente o una red de puntos de recarga para vehículos eléctricos en expansión. El turista puede recorrer la ciudad de la forma menos contaminante, sea a pie, en vehículo o patinete eléctrico, en autobús de gas natural o en bicicleta.

Asimismo, Palma apuesta por impulsar acciones para impulsar un centro urbano “pacificado” a través de la implantación de una zona de bajas emisiones y más verde, con la plantación de 10.000 árboles en los próximos cuatro años. 

Deja un comentario